Publicado el

Contexto Histórico de Cartagena de Indias – III

Con la Batalla de Lepanto, “la mas grande ocasión que vieran los siglos”, ganada por los cristianos reinos frente a turcos y berberiscos (1571), las galeras del Papado,  Venecia, Génova y España habían triunfado en toda la línea mediterránea tras medio siglo de dominio otomano causado por la ambigüedad de Francia. Era la victoria de las naves de remo y vela frente a las naves mancas. Móviles y maniobreras en la encalmada, poco calado a prueba de navegación costera y acción directa con sus cañones de proa sobre enemigo enfilado tanto a bordo como en tierra, eran sus infalibles virtudes. Pero solo artilladas por proa y popa, perdían sus flancos la potencia de los cañones de andanada, ocupados ahora por dos niveles de poderosos remos. La experiencia de Felipe II trayendo galeras al Caribe, no iba a tener sin embargo el éxito deseado. Indudable contra la morralla filibustera, más que dudoso frente a naos piratas con veinte o más cañones por banda, las galeras armadas de Santo Domingo y Cartagena de Indias no habían de perdurar mucho. Serían reemplazadas por galeones de alto bordo con popa y proa realzadas para apostadero de fusilería. A la dificultad de conseguir galeotes penados o enemigos que forzar, la inapta disposición indígena para el remo contribuiría al fracaso de las galeras del Caribe, naos nunca repuestas tras la prueba bélica o el incendio aleve de su azarosa vida. Pero triunfan en cambio los champanes filipinos cuyos planos llegan desde  Veracruz a través de recién fundado Galeón de Manila – Acapulco (1565). Serán construidos en Cartagena y empleados en la navegación de cabotaje interior por el segundo tramo del Canal del Dique, impulsados a brazo partido por una docena de bogas, fornidos braceros pardos o zambos. En 1536 Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá, había visto naufragar en las cambiantes bocas del Magdalena varios de sus bergantines de apoyo que trataban de remontar las aguas fluviales hacia la penillanura bogotana. Conocedor de la existencia de champanes en Macao por uno de sus pilotos, portugués navegado en los mares de China, consigue construirlos por primera vez en América. Pronto se convertiría en la embarcación por excelencia de aquella mutable red de venas fluviales. Pujando con pecho y brazos largas pértigas bífidas afianzadas al fondo, los bogas recorrían los bordos de proa a popa, llevando como única vestimenta sobre sus partes un incoloro guayuco. Conocedor de las  bondades marineras de la sutil chalana, el cabildo cartagenero logrará construirlas en su astillero según planos de Manila y toldilla de palma trenzada y hojas de vijao como solo los indios saben urdir, para resguardo del sol y los aguaceros, a fin de instrumentar la navegación de mercancía y pasaje por su canal interior.

A partir de la fusión de coronas española y portuguesa sobre la testa real de Felipe II (1580), llegan  a Cartagena nuevos comerciantes castellanos y criollos, además de lusos y judíos, expulsados estos últimos de España en 1492 pero acogidos en Portugal, que pueden ahora regresar a estas otras Españas. Su crecimiento es en esos años poderoso, y sus edificios se multiplican. Los primeros hornos de cocción de cal montados por los jesuitas años antes, estaban cambiando la estética ciudadana de los tradicionales techos caribeños a base de gamelote y caña. La bonanza económica levantaba ya los nuevos edificios en ladrillo o en cal y coquina. Canteras y hornos de cal van abriendo nuevas explotaciones en costa e islas de Barú y Tierra Bomba. En una cadena sin fin, bongos, barcazas y almadías se suceden para traer los materiales a la ciudad sin exponerse apenas  en aguas abiertas. La demanda de materiales es tal, que el Cabildo prohíbe que tejas, cantería y cal, sean utilizadas fuera de Cartagena. Por decreto del gobernador, los solares baldíos deberán ser  expropiados en plazo de un año para dar cobijo a las demandas de emigrantes que piden plaza… Pero en 1586 veinte velas de Francis Drake asoman frente al caño de  Boca Grande con sus 1.000 hombres de chusma y desembarco. La repetida estrategia del corsario inglés, inveterado jugador de ventaja, iba pronto a ser conocida en aquellos mares: apabullar con una flota numerosa a los hasta entonces desprotegidos enclaves costeros de su católica majestad, que poco a poco y en forzada circunstancia, irían desarrollando sus propias defensas al nivel de las fuerzas que ocasionalmente aparecen para atacarla, acción sistemáticamente rematada con la consabida “vacuna” de modelo francés. Flota corsaria cuya financiación había que rentabilizar a base de jugosas presas, cuantas más y menos pérdidas propias, mejor. En época de tregua europea como la que entonces reinaba, las ciudades fortificadas del Caribe no esperaban frente a sus baluartes otra presencia que las pocas velas de un ocasional perro del mar, en busca de su vital carroña. Pero la flota de Drake son palabras mayores. Sin previa declaración de guerra entre las partes, el gobernador se apresta a una resistencia desesperada. Tras su obligada revista a defensas y defensores, toma conciencia de que poca es la pólvora útil que conservan  y menos durará sin duda el fuego cruzado de sus cañones. El pirata inglés mete las naves en aguas interiores intentando aproximar cinco de ellas al casco urbano, pero una cadena sobre barriles flotantes protegida por el Fuerte del Pastelillo (entonces Boquerón), le impide acceder a la Bahía de las Ánimas y su marginal Plaza del Mar. Imposibilitado del fuego directo sobre la ciudad, opta el pirata por el apoyo de tropas mediante el tiro de piezas por elevación, mientras desembarca su gente en la playa de la Caleta. Manteniendo la cadencia de fuego y el batir de sus cañones allende la cadena sobre boyas del Pastelillo, avanzan por tierra los asaltantes hasta el Baluarte de Santo Domingo, por donde abrirán la brecha que franquee su penetración en la ciudad. Cuando los cañones enmudecen agotada su pólvora, las autoridades ciudadanas junto a la tropa y los últimos moradores, abandonan la ciudad camino del Turbaco. Acogidos por esta “república de indios”, desde ella tratarán de negociar y salvar lo salvable. Una vez cesa el cañoneo defensivo, la turbamulta corsaria se abalanza hacia el interior por la brecha para capturar la ciudad (1586), mientras arden encalladas las dos galeras que Felipe II había mandado desde España para combatir a los piratas…

Cuando los desembarcados ocupan Cartagena, los moradores se habían disipado entre los cerros del entorno, vieja táctica de sobrevivencia en todo tiempo. El corsario inglés espera, quiere parlamentar con los vecinos. Se impacienta y quema en primer aviso 200 casas de la periferia urbana para obligar a que los desaparecidos den la cara. Y en la espera, indaga personalmente los pormenores del entorno ciudadano, mientras su soldadesca saquea por doquier lo privado y lo público, desmontando campanas y embarcando cañones. Conocedor desde niño de la lengua castellana, rebusca documentos, misivas, cartogramas y derroteros en los archivos de la Gobernación y la Aduana. Descubre la correspondencia confidencial del gobernador portugués de las Azores que le comunica al español su paso por aquellas islas de “el pirata Drake” que navega por el Atlántico hacia sus aguas. Ser tildado de pirata…es algo que enfurece al flamante miembro del sindicato corsario de Plymouth y Southampton, de cuyos réditos participa su propia reina, junto a connotados cortesanos palaciegos que también le financian sus depredadores raides contra la Corona española. Estalla en cólera por la ofensa recibida y en un primer impulso demuele a cañonazos una de las naves de la catedral en construcción. A medida que se prolonga el mutismo ciudadano del exilio, sus cañones van tumbando nuevos arcos y columnas de la catedral, la gobernación y otras  fábricas de piedra que emergen sobre la Plaza del Mar. No tardará mucho en aparecer el obispo al frente de la comisión negociadora. Drake exige y apremia, no vaya a ser que llegue la artillada Flota de los Galeones con su guarda de cagafuegos, que anualmente viene con la flota de Sevilla desde 1579.  Sabe por los espías de su Majestad Británica  que recorre ya las costas de Tierra Firme, desgranando puertos desde Isla Margarita y Cumaná hasta Nombre de Dios y a veces Honduras, pero que se resguarda y aprovisiona en Cartagena mientras la ciudad monta sus famosas ferias. Con su inopinado arribo podría crear el caos de su escuadra, ya experimentado en su Veracruz de infausta memoria unos años antes (1568), de donde el entonces joven pirata escapó de milagro en insignificada urca, en medio de la debacle de sus naves hundidas. Pero los cartageneros reúnen al fin el monto exigido, doloridos por la escucha lejana de los cañones que demuelen día a día sus hogares y su preciada catedral. En documento redactado en latín, exige la ciudad al corsario el acuse de recibo del rescate pagado. Drake firma sin dilación y acaba por largar velas con su botín, antes que los galeones de la Real Armada apunten las suyas sobre el azul caribeño.

Dos años tardará Cartagena en tomar nuevo pulso, tras superar éste, al añadido desastre del último temporal del norte. Entrando por la brecha de Santo Domingo abierta por la hueste de Drake, las olas van arruinando el paño de la muralla a mar abierto y sus edificaciones próximas durante aquel invierno. Con el pase de temporales se reconstruye la muralla, y se establece una guarnición militar fija que recorre los baluartes, a fin de llenar el vacío defensivo con establecimiento alterno  de fusilería y bombardas. Hallado el deseado mineral de azufre, comienza a fabricarse en Quito la primera pólvora criolla, enclave de suministro seguro para todo el Virreinato del Perú, Panamá y Portobelo incluidos. Cartagena lo recibe sin peligro pirático por su silente y discreto Canal del Dique.

La Armada del Mar Océano o Guarda de la Carrera de Indias era operativa desde los tiempos subsiguientes a la “hazaña” de Jean Florín con el Tesoro de Moctezuma (1522). Aquellos primeros años se bifurcaba entre Santo Domingo y Cartagena. Mas adelante serán Veracruz y Cartagena-Portobelo sus metas. Cada año, zarpaban de Sevilla las Flotas de Indias en enero y septiembre y en mar abierta uníasele la Armada del Mar Océano, que había de custodiarlas hasta el Caribe. Con su nao Capitana al frente, su Comandanta cerrando flota, y pataches de órdenes y aviso, tomaba rumbo a las Azores navegando en conserva.  A la altura de Martinica o Guadalupe se dividía en dos: la Flota de Barlovento o Flota de Cartagena, y la Flota de Nueva España que tomaba rumbo a Veracruz. Una Armada de Tierra Firme custodiaba las naves que enrumbaban a Isla Margarita y Cumaná, además de las que seguían costa hacia los puertos de La Guaira, Maracaibo, Riohacha, Santa Marta y Cartagena, donde rendían viaje. Carenadas durante las consiguientes ferias que coronaban su llegada, las naves seguían después la línea de costa hasta Nombre de Dios primero,  Portobelo después. Entre tanto, la Armada del Mar Océano acompañaba a  Veracruz el resto de navíos, que bajo el nombre de Flota de Nueva España, rendía viaje al amparo de San Juan de Ulúa. A la llegada de los galeones venidos de Sevilla montábanse las esperadas ferias de los puertos receptores. Eran las de Cartagena y Portobelo (Nombre de Dios los primeros años) y Veracruz, las más importantes; mientras duraban sus ferias, los galeones de escolta permanecían vigilantes en rececho.

A partir del saqueo de Drake, Cartagena de Indias iba a ser paulatinamente fortificada. Además de las murallas circundantes de reminiscencia medieval, fueron levantados baluartes y bastiones estratégicos en su periferia, según las ajustadas técnicas castrenses de la Europa contemporánea, perfeccionadas durante la guerra franco-española de Italia y el descubrimiento de la mina explosiva por los tercios españoles de Flandes. Un nuevo y más amplio muro defensivo de piedra rodea Calamarí y el perímetro de Getsemaní frente a tierra firme, mar abierta, ciénagas y bahía. Desde las últimas décadas del siglo XVI, Cartagena es de facto el enlace neurálgico entre Tierra Firme y el Virreinato del Perú  con el Caribe, a través de Portobelo y Panamá y sus connotadas ferias. Como base de operaciones de los galeones que vinieron a sustituir las galeras de la periclitada Armada de Barlovento, llamada en adelante Armada de Tierra Firme, constituye la plaza fuerte continental que cobija y despacha la Flota de Barlovento o naves comerciales que anualmente trafican con España y Perú. Las naos merchantas que con la ocasión van confluyendo a Cartagena, engrosan la Flota de Tierra Firme, que se mantendrá al resguardo de su bahía. Cuando la Flota del Mar del Sur (base Callao) llega a Panamá, sale la Armada de Barlovento hacia Portobelo para custodiar la feria: dos de sus galeones regresarán con las bodegas llenas de plata peruana. Se trata de los Galeones de la Plata, marcados  por su doble fanal siempre prendido, que deberán llegar a Sevilla cargando el Quinto Real. Concluida la feria de Portobelo, los  Galeones de la Plata, ocluidos en la Armada de Barlovento, regresan a Cartagena. El Quinto Real del Perú engloba los impuestos, tasas y gravámenes que la Corona detrae a banqueros, empresarios y comerciantes del Virreinato. En razón de su preciada carga se les asigna el nombre “Galeones de la Plata”, que irán navegando siempre rodeados por el resto de naves de la formación. Salen Flota y Armada de Cartagena en convoy hacia la Habana, Capitana delante, Almiranta detrás y Galeones de la Plata como corazón del naval despliegue. Reunidos en la Habana con la Flota de Nueva España (base Veracruz), constituirán la “Flota de Indias” o “Carrera de Indias”, que por ambos nombres serán conocidos estos despliegues navales que superan a veces las 100 velas merchantas sobre el Atlántico. Nuevamente navegando en formación y protegida por  la Armada del Mar Océano, la flota tomaba puerto en Sevilla al principio y Cádiz años después.  Entre tanto, la Armada de Barlovento desde la Habana había regresado a Cartagena para seguir patrullando las costas de Tierra Firme hasta Yucatán. Años hubo en que la estrategia de flotas, obligó al Consejo de Indias a individualizarlas, tras diferir la salida de alguna de ellas por despistaje y tácticas coyunturales. Siempre recibidas las órdenes del zarpe y derrota en sobre lacrado, para abrir a los tres días de hacerse a la mar.

 
Publicado el

LA LEYENDA DEL GALEÓN ERRANTE – V

Verosímilmente en los próximos años asistiremos a un festín de rastreo de naufragios y detección de pecios en costas históricas, entre las que las polinésicas no son atractivo menor; sin olvidar que australianos y neozelandeses caminan en vanguardia. Los propios gobiernos insulares en su afán de concatenar interesadamente su presencia con la Historia Occidental, han de propiciar esa búsqueda de la que sin duda esperan extraer un aditivo reclamo turístico para sus playas de arena blanca y cielo azul turquesa. Salvo la excepción de investigadores serios, cualquier tubo artillero aparecido en costas de este mar, puede ser bautizado como “Los cañones de Elcano” que hemos detectado en Tahití, o como sus reproducciones en resina epoxit que reclaman para sus parques capitalinos de Amanu y Hao los habitantes de estas islas. Quirós, nacido portugués y retirado ya de su acción descubridora al servicio de España, lejos por tanto del secretismo de estado impuesto a toda publicación náutica desde la Casa de Contratación de Sevilla, publicó en Francia diversas memorias de sus viajes. Publicaciones que sin duda contribuyeron en décadas posteriores a trufar de embeleso las mentes europeas, no la repulsa del marino “magallánico” hacia sus mendaces surgideros, sino la onírica imagen de tierras bellas, nativas generosas y hermosos ejemplares humanos que aún perdura. Las que hace tres siglos eran << Islas Infortunadas >>, son hoy de interés creciente para españoles, portugueses, holandeses, franceses, ingleses, norteamericanos y rusos, incluso alemanes, que antaño las recorrieron en duras navegadas. La atracción occidental por sus playas, palmeras, danzas y práctica deportiva en sus olas, la veremos aupada a futuro por el mediático hallazgo arqueológico. Bienvenidos cantos de sirena sean, si contribuyen siquiera de manera indirecta a la estructuración histórica. El análisis espectral de terrenos o su auscultación sónica, son hoy día métodos habituales en Geotecnia y Cimientos de la ingeniería civil. Y su aplicación, ni destructiva ni cara. Sobre todo cuando de playotes y sedimentos poco consolidados, se trata. Allí es donde previsiblemente yacen esos pecios, cañones, anclas, vestigios… que buscamos… y podemos ver emerger de repente en el plasma de nuestro monitor o el plotter de nuestra impresora. Perfectamente contorneados, escalados y volumétricamente graficados en su soterrado lecho; alumbrados para la investigación histórica por la moderna geosísmica, en cualquiera de sus múltiples variantes.
Por otra parte, esa misma facilidad creciente para la detección de pecios, no lo es tanto para el rastreo de determinados antígenos u otros marcadores en sangre, que puedan conducir a hipótesis fiables sobre las trayectorias humanas de sus donantes en el tiempo. En caso concreto, nos referimos a los marcadores genéticos hallados en islas como Pascua, Tuamotu y Sociedad, de cuyos índices alegremente se induce el paso por sus playas de la tripulación del San Lesmes. Es decir que allí, inequívocamente, sembraron su semen cuarenta y cinco sementales gallegos, vascos y flamencos hace casi quinientos años. Nada menos.
A nuestro juicio resultan pueriles estos argumentos por cuanto ha sido fama durante siglos la más que acogedora actitud de las féminas de los Mares del Sur hacia cualquier episódica aparición de varones de otras latitudes. Estudios etnográficos no tan recientes, ya consideraban que esta entrega femenil era el arma infalible de los polinesios contra la superioridad bélica del hombre blanco. Entregándoles sus mujeres, la tribu incorporaba al extranjero como un miembro más, sólo, inerme. Si resultaba un traidor, teníanle a su alcance para urdir su ejecución. Combatían además la degenerante consanguinidad de toda sociedad insular aislada. Entregaban a sus mujeres, si, pero en el fondo obedecían a un ancestral ritual de guerra y supervivencia. Copaban al extranjero en desigual batalla, perdida por el invasor blanco antes de librarla. Y las mujeres que << por lo agraciado de su rostro podían compararse a las europeas, y en cuanto a la belleza de su cuerpo disputaban a todas con ventaja >> sabían cumplir su cometido, con su collar vegetal, sus flores al pelo y sus pareos de textil natural, siempre a ritmo de danza y luminosa sonrisa en su cara. Diarios de a bordo, novelística, poesía, ópera, zarzuela, teatro…todo nuestro universo expresivo constata tal realidad. Desde Magallanes hasta Malaspina han dejado en sus viajes memoria gráfica o escrita de este acontecer humano. Tras seis años de pelea en las Molucas, el futuro agustino Urdaneta regresa a España con una hija natural habida de ocasional nativa, que como padre nunca abandona, y que orgulloso presentará a Carlos V. Quirós, sabedor experimentado del caso, prohíbe en evitación de la dupla deserción-enfermedad, todo trato con polinesias “so pena de cañón” en 1606. Diez años más tarde Jacob Le Maire calma a su levantisca canalla en mitad del océano, soñando la generosidad y hermosura femeninas de la bella Terra Australis descrita por Quirós, hacia la que navegan. En época de Bonechea y consiguiente prohibición del trato con nativas, los marineros contemplan a las polinesias contonearse en tierra provocando con vaivenes sensuales su omisa respuesta varonil. << Se quitaban las prendas y en cueros comenzaban a bailar >>, porque << no tienen dificultad de dar su cuerpo a quien quiera que llega >> y << con tanto extremo, que vienen en bandas (a bordo) a solicitar a los nuestros >>, << como algunas de nuestro reino, que a escondidas de sus maridos suelen hacer sus intercambios >> nos comenta el cronista Pantoja. La historia se repite con los franceses de Bougainville (1778) que permite la libertad sexual de sus tripulantes con nativas, que también gozaron los ingleses de Wallis y Cook por aquellos años. << Las piraguas estaban llenas de mujeres. La mayor parte de estas ninfas estaban desnudas… Nos hicieron desde el principio donaires desde sus piraguas… los hombres invitaban a escoger a una mujer, a seguirla a tierra, y sus gestos inequívocos mostraban la manera de conducirse con ella >> escribió en su Diario el almirante francés. Similar cantinela a la narrada por los ingleses. En las Marianas era también conocida la beneplácita acogida de las nativas hacia europeos en recalada. Incluso hacia la famélica y hedionda marinería corsaria del comodoro George Anson, que al borde de la inanición rastreaba la estela del Galeón de Manila por aquellas aguas. La expedición Malaspina dejó excelentes testimonios gráficos de su buen convivir bajo el cuidado de “atractivas y sugerentes muchachas de Vavao con el busto desnudo”; como de otras islas oceánicas donde “sus mujeres se muestran zalameras, insinuándose por el capricho de cualquier friolera”(1777). En El Callao deberán detenerse varios meses para curar las dolencias contagiadas en los tratos carnales. En la famosa Bounty en cambio, algunos tripulantes se amotinan para regresar a Tahití a retozar con sus insulares mancebas. Sin duda, la falta de disciplina sexual en las arribadas, pasaba sus facturas…
Tras cuatrocientos años de viajes y miles de rituales polinésicos de “guerra y supervivencia”, desembarcos entre “mujeres zalameras insinuándose…”, encuentros con “atractivas y sugerentes muchachas”, además de otros tantos miles de raptos, secuestros y violaciones perpetrados por marineros borrachos, fugitivos de presidio, ex -convictos, balleneros exasperados por sus lejanas capturas, violentos sexuales de incontinencia genética, bellacos de toda laya…¡Miles!. Y pretenden Langdom y palmeros que los “pelirrojos”, “ojosgarzos”, “caraspálidas”… eran descendientes de los hombres del San Lesmes?¿Nada más y nada menos?. En la más que probable coyunda de nativas del Pacífico con marinos de cualquier pelaje, tripulación, época y nación, guardaron ellas el fruto de su entraña en una diluyente consanguinidad tribal, mientras crecía la estela de las quillas rumbo a nuevos tálamos que aguardaban a sus apasionados “servants” de ayer. Esa parece sin duda la causa de ese mestizaje científicamente definido en nuestros días.